Abrir o guardar datos adjuntos en Windows Mail

Windows Mail le permite enviar documentos, imágenes y otros archivos en forma de datos adjuntos a los mensajes de correo electrónico. Los mensajes que contienen datos adjuntos se indican mediante un icono de clip de papel en la columna Datos adjuntos de la lista de mensajes. Puede abrir los datos adjuntos directamente desde Windows Mail o puede guardarlos en una carpeta del equipo, para tener acceso a ellos fácilmente en otro momento sin tener que buscar el mensaje que los contenía.

Mostrar todo

Para abrir datos adjuntos directamente desde un mensaje

  1. Para abrir Windows Mail, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Todos los programas y, a continuación, en Windows Mail.

  2. Abra un mensaje que contenga datos adjuntos, haciendo doble clic en él en la lista de mensajes.

  3. En la parte superior de la ventana del mensaje, haga doble clic en el icono de archivo adjunto en el encabezado del mensaje.

    Imagen de un icono de archivo adjunto
    Un icono de archivo adjunto

Para guardar los datos adjuntos en una carpeta del equipo

  1. Para abrir Windows Mail, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Todos los programas y, a continuación, en Windows Mail.

  2. Abra un mensaje que contenga datos adjuntos, haciendo doble clic en él en la lista de mensajes.

  3. En la ventana de mensaje, haga clic en Archivo y, a continuación, en Guardar datos adjuntos.

  4. Seleccione la carpeta donde desee guardar los datos adjuntos.

    De manera predeterminada, Windows Mail guarda los datos adjuntos en su carpeta Documentos. Si desea guardarlos en otra carpeta, haga clic en Examinar y seleccione la carpeta.

  5. Seleccione los datos adjuntos que desee guardar y, después, haga clic en Guardar.

Advertencia

  • A pesar de que Windows Mail bloquea los tipos de archivos peligrosos conocidos, debe tener precaución cuando abra datos adjuntos. Para obtener más información acerca de cómo manipular con seguridad los datos adjuntos, consulte Evitar los virus propagados por correo electrónico.