Puede mejorar el rendimiento del equipo si impide que los programas que no necesita se ejecuten automáticamente cuando se inicia Windows. A continuación se indica cómo:

  1. Para abrir Windows Defender, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Todos los programas y, a continuación, en Windows Defender.

  2. Haga clic en el botón Herramientas y, a continuación, haga clic en Explorador de software.

  3. En el cuadro Categoría, haga clic en Programas de inicio.

  4. Seleccione el programa cuya ejecución desea evitar y, a continuación, haga clic en Deshabilitar.

  5. Haga clic en para confirmar que desea evitar la ejecución de ese programa.

  6. Repita los pasos 4 y 5 para cada programa cuya ejecución desea evitar.