Cambiar la resolución de la pantalla

La resolución de pantalla hace referencia a la claridad del texto y las imágenes en la pantalla. Con resoluciones más altas, los elementos aparecen más nítidos. También aparecen más pequeños, por lo que caben más en la pantalla. Con resoluciones más bajas, caben menos elementos en la pantalla pero son más grandes y fáciles de ver. Con resoluciones muy bajas, sin embargo, las imágenes pueden mostrar bordes irregulares.

Por ejemplo, 640 × 480 es una resolución de pantalla más baja y 1600 × 1200 es una resolución más alta. Generalmente, los monitores CRT muestran una resolución de 800 × 600 ó 1024 × 768. Los monitores LCD ofrecen una mayor compatibilidad con las resoluciones más altas. La posibilidad de aumentar la resolución de pantalla depende del tamaño y la capacidad del monitor y del tipo de tarjeta de vídeo que use.

Imagen del escritorio a una resolución de pantalla alta
El texto y las imágenes son más nítidos y más pequeños si la resolución de pantalla es más alta.
Imagen del escritorio a una resolución de pantalla baja
Si la resolución de pantalla es menor, el texto es más grande y más fácil de leer, pero las imágenes aparecen fragmentadas en bloques y es posible que la pantalla muestre menos elementos.
  1. Para abrir Configuración de pantalla, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Panel de control, en Apariencia y personalización, en Personalización y, a continuación, en Configuración de pantalla.

  2. En Resolución, desplace el control deslizante a la resolución que desee y haga clic en Aplicar.

Notas

  • Al cambiar la resolución de pantalla, afectará a todos los usuarios que inicien sesión en el equipo.

  • Si configura el monitor con una resolución de pantalla que el monitor no admite, la pantalla aparecerá de color negro durante unos segundos mientras se revierte automáticamente a la resolución original.