Independientemente de lo rápidos o relucientes que sean los equipos nuevos, todos parecen volverse lentos con el paso del tiempo. Es posible que el equipo moderno que compró el año pasado no sea tan sensacional después de instalar una docena de programas, cargar herramientas antispyware y antivirus, y descargar cantidades incalculables de basura de Internet. El descenso de la velocidad de funcionamiento se produce tan gradualmente que es posible que no lo note, hasta que intente abrir un programa o archivo y se pregunte: "¿Qué pasó con mi equipo?".

Cualquiera sea la causa, hay muchas maneras de acelerar Windows y hacer que el equipo funcione mejor, incluso sin actualizar el hardware. Aquí le ofrecemos algunas sugerencias para optimizar Windows Vista y obtener un mejor rendimiento.

Eliminar los programas que no usa

Muchos fabricantes de equipos incluyen en sus equipos nuevos programas que no solicitó y quizá no desee. Estos programas a menudo incluyen ediciones de prueba y versiones limitadas. Las empresas de software desean que los pruebe con la esperanza de que le resulten útiles, de modo que más tarde decida actualizarlos a versiones completas o más recientes. Si decide que no los desea, conservar ese software podría reducir la velocidad del equipo ya que utiliza memoria, espacio en disco y capacidad de procesamiento.

Es una buena idea desinstalar todos los programas que no planea usar. Esto debe incluir el software instalado por el fabricante y el software que usted instaló y que ya no desea, especialmente las utilidades diseñadas para ayudar a administrar y configurar el hardware y el software del equipo. Las utilidades, como los detectores de virus, los liberadores de espacio en discos y las herramientas para crear copias de seguridad, a menudo se ejecutan automáticamente durante el inicio y trabajan silenciosamente en segundo plano, donde no puede verlas. Muchas personas ni siquiera saben que se están ejecutando.

Incluso si su equipo es antiguo, puede contener programas instalados por el fabricante que nunca notó que estaban o que simplemente ya no recuerda que están. Nunca es demasiado tarde para quitarlos, deshacerse del desorden y aprovechar los recursos del sistema malgastados. Quizá pensó que algún día usaría el software, pero nunca lo hizo. Desinstálelo y compruebe si el equipo funciona más rápido.

Para obtener instrucciones, consulte Desinstalar o cambiar un programa.

Limitar la cantidad de programas que se cargan en el inicio

Muchos programas están diseñados para cargarse automáticamente cuando inicia Windows. Los fabricantes de software con frecuencia configuran sus programas para que se abran en segundo plano, donde no puede ver que se ejecutan, de manera que se abran inmediatamente cuando hace clic en sus iconos. Eso es de gran ayuda para los programas que utiliza habitualmente, pero en el caso de los programas que utiliza poco o nunca, ocupa memoria y demora más en terminar de cargar Windows.

Decida si desea que un programa se cargue en el inicio.

Pero, ¿cómo puede darse cuenta de qué programas se cargan automáticamente en el inicio? Algunas veces es evidente porque el programa agrega un icono en el área de notificación de la barra de tareas, donde puede ver que se está ejecutando. Mire allí y compruebe si hay programas ejecutándose que no se desea que se carguen automáticamente. Coloque el mouse sobre cada icono para ver el nombre del programa. Asegúrese de hacer clic en el botón Mostrar iconos ocultos para no pasar por alto ningún icono.

Imagen del botón Mostrar iconos ocultos
El botón Mostrar iconos ocultos en el área de notificación

Incluso después de comprobar el área de notificación, es posible que aún haya pasado por alto algunos programas que se cargan automáticamente en el inicio. Puede buscarlos y deshabilitarlos con Windows Defender.

Imagen de la pantalla de Explorador de software en Windows Defender
La pantalla de Explorador de software en Windows Defender muestra los programas que se ejecutan automáticamente cuando inicia Windows.

Si no está seguro de si un programa debería abrirse automáticamente en el inicio, puede intentar deshabilitarlo, reiniciar el equipo y, a continuación, usar el programa. Si esto genera problemas con el programa, puede volver y rehabilitarlo para que se inicie automáticamente.

Para obtener instrucciones sobre cómo usar Windows Defender para comprobar qué programas se abren automáticamente, consulte Impida que un programa se ejecute automáticamente al iniciar Windows.

Nota

  • Algunas personas prefieren elegir los programas que cargarán en el inicio mediante la herramienta Configuración del sistema. Para obtener más información, consulte Iniciar Configuración del sistema.

Desfragmentar el disco duro

La fragmentación hace que el disco duro realice trabajo adicional que puede ralentizar el equipo. El Desfragmentador de disco vuelve a organizar los datos fragmentados de manera que el disco duro pueda funcionar de manera más eficaz. El Desfragmentador de disco se ejecuta en una programación, pero también puede desfragmentar el disco duro manualmente.

Para obtener más información, consulte Mejorar el rendimiento mediante la desfragmentación del disco duro.

Liberar espacio en el disco duro

Si desea reducir el número de archivos innecesarios en el disco duro para liberar espacio en el disco y ayudar a que el equipo se ejecute de manera más rápida, utilice el Liberador de espacio en disco. Quita archivos temporales, vacía la Papelera de reciclaje y quita varios archivos del sistema, además de otros elementos que ya no necesita. Para obtener instrucciones detalladas sobre cómo hacerlo, consulte Eliminar archivos con el Liberador de espacio en disco.

Ejecutar menos programas a la vez

Algunas veces, cambiar el comportamiento informático puede tener un gran impacto en el rendimiento del equipo. Si es el tipo de usuario al que le gusta tener ocho programas y una docena de ventanas del explorador abiertas al mismo tiempo, mientras envía mensajes instantáneos a sus amigos, no se sorprenda si el equipo funciona más lento. Si tiene muchos mensajes de correo electrónico abiertos, también ocupa memoria.

Si descubre que el equipo funciona más lento, pregúntese si realmente necesita tener todos los programas y ventanas abiertos a la vez. Encuentre una manera mejor de recordar que debe responder mensajes de correo electrónico. No los deje abiertos.

Desactivar efectos visuales

Si Windows se está ejecutando lentamente, puede acelerar la ejecución si deshabilita algunos efectos visuales. Se trata de apariencia contra rendimiento. ¿Prefiere que Windows se ejecute más rápido o que se vea más lindo? Si el equipo es lo suficientemente rápido, no necesita realizar esta compensación, pero si el equipo apenas puede ejecutar Windows Vista, puede ser útil reducir la cantidad de elementos extra.

Puede seleccionar los efectos visuales que desea desactivar, uno por uno, o puede dejar que Windows seleccione algunos. Hay 20 efectos visuales que puede controlar, como la apariencia de vidrio transparente, la forma en que se abren y cierran los menús, y si se muestran sombras.

Imagen del cuadro de diálogo Opciones de rendimiento
El cuadro de diálogo Opciones de rendimiento permite activar o desactivar hasta 20 efectos visuales.

Para ajustar todos los efectos visuales para obtener el mejor rendimiento:

  1. Para abrir Información y herramientas de rendimiento, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Panel de control, en Sistema y mantenimiento y, a continuación, en Información y herramientas de rendimiento.

  2. Haga clic en Ajustar los efectos visuales. Se requiere permiso de administrador Si se le solicita una contraseña de administrador o una confirmación, escriba la contraseña o proporcione la confirmación.

  3. Haga clic en la ficha Efectos visuales, haga clic en Ajustar para obtener el mejor rendimiento y, a continuación, haga clic en Aceptar. (Si desea una opción menos drástica, seleccione Dejar que Windows elija la configuración más adecuada).

Reiniciar con frecuencia

Esta sugerencia es simple. Reinicie el equipo al menos una vez por semana, especialmente si lo utiliza mucho. Reiniciar el equipo es una buena manera de limpiar la memoria y garantizar que se desactiven los procesos y los servicios errantes que comenzaron a ejecutarse.

Al reiniciar el equipo, se cierra todo el software que se está ejecutando en el equipo. No sólo los programas que puede ver que se están ejecutando en la barra de tareas, sino decenas de servicios que podrían haber iniciado varios programas y nunca se detuvieron. El reinicio puede corregir problemas de rendimiento misteriosos donde es difícil identificar la causa exacta.

Si tiene muchos programas, mensajes de correo electrónico y sitios web abiertos que le hacen pensar que reiniciar su equipo es una molestia, quizá esa sea una señal de que debe reiniciar el equipo. Cuantas más cosas tenga abiertas y cuanto más tiempo se ejecuten, mayores son las probabilidades de que el equipo se vuelva más lento y de que, eventualmente, disminuya la capacidad de memoria.

Agregar más memoria

Esta no es una guía para comprar hardware que acelere el equipo. Pero no hay duda de que las opciones para hacer que Windows se ejecute más rápido no estarían completas si no se menciona que debería pensar en agregar más memoria al equipo.

Si un equipo que ejecuta Windows Vista se siente demasiado lento, generalmente es porque el equipo no posee memoria suficiente. La forma más segura de aumentar la velocidad operativa es agregar más memoria.

Windows Vista se puede ejecutar en un equipo con 512 megabytes (MB) de memoria de acceso aleatorio (RAM), pero se ejecuta mejor con 1 gigabyte (GB). Para obtener un rendimiento óptimo, aumente a 2 GB o más.

Si se tomará la molestia de abrir el equipo para agregar memoria, quizá también deba aumentar el total a al menos 2 GB. Especialmente si es la clase de persona que tiene decenas de mensajes de correo electrónico, diez ventanas del explorador y otros seis programas abiertos a la vez, mientras envía mensajes instantáneos.

Otra opción es aumentar la cantidad de memoria mediante Windows ReadyBoost. Esta función permite usar el espacio de almacenamiento de algunos dispositivos de medios extraíbles, como las unidades flash USB, para acelerar el equipo. Es más fácil conectar una unidad flash en un puerto USB que abrir el equipo y agregar módulos de memoria en la placa base. Para obtener más información, consulte Usar la memoria del dispositivo de almacenamiento para acelerar el equipo.

Comprobar la presencia de virus y spyware

Si el equipo se ejecuta lentamente, una posibilidad temida es que pueda estar infectado con un virus o spyware. Esto no es tan común como los otros problemas, pero es algo que debe tener en cuenta. Antes de preocuparse demasiado, compruebe que el equipo utiliza programas antispyware y antivirus.

Un síntoma frecuente de la presencia de un virus es un funcionamiento mucho más lento de lo normal. Otras señales incluyen mensajes inesperados que aparecen en el equipo, programas que se inician automáticamente o el sonido del disco duro en funcionamiento constante.

El spyware es un tipo de programa que se instala, generalmente sin su conocimiento, para observar lo que hace en Internet. Puede comprobar la presencia de spyware con Windows Defender u otros programas antispyware. Para obtener más información, consulte Descubrir si el equipo está infectado con spyware.

La mejor manera de enfrentarse a los virus es evitarlos en primer lugar. Siempre ejecute software antivirus y manténgalo actualizado. Sin embargo, aunque tome estas precauciones, es posible que el equipo se infecte. Para obtener más información, consulte ¿Cómo se sabe si el equipo tiene un virus?

Comprobar la velocidad del equipo

Si prueba estas sugerencias y su equipo aún funciona lento, es posible que necesite un nuevo equipo o actualizar cierto hardware, como un nuevo disco duro, una tarjeta de vídeo más rápida o más memoria. Sin embargo, no hay necesidad de adivinar la velocidad del equipo. Windows le brinda una forma de comprobar y clasificar la velocidad del equipo con una herramienta llamada Evaluación de al experiencia en Windows.

La Evaluación de la experiencia en Windows clasifica el equipo en seis componentes clave y proporciona un número para cada uno, como también una puntuación total general. Esta puntuación total es tan buena como la puntuación del componente de peor rendimiento.

Las puntuaciones totales van de 1 a 5.9. (Aún no hay puntuación de 6 o superior, aunque Microsoft piensa aumentar las clasificaciones en el futuro, a medida que mejore el hardware). Si la puntuación de su equipo es inferior a 2 ó 3, es posible que sea hora de pensar en adquirir un equipo nuevo, según las tareas que desee realizar en el equipo.

Para obtener más información, consulte ¿Qué es el Índice de experiencia de Windows?

Deshabilitar servicios que no necesita

Ésta es la sugerencia más técnicamente avanzada. Si no desea entrometerse con nada demasiado avanzado ni complicado, puede pasarla por alto.

Windows posee más de 100 servicios que se ejecutan silenciosamente en segundo plano con nombres como Agente de protección de acceso a redes y Detección de hardware shell. Estos servicios se inician generalmente cuando enciende el equipo, y se ejecutan hasta que lo apaga. Algunos servicios seguros de Microsoft no se pueden deshabilitar, pero muchos otros sí. Muchas empresas de software también instalan sus propios servicios, algunos de los cuales puede deshabilitar para conservar la memoria y la potencia del procesador.

No debe desactivar un servicio a menos que comprenda para qué sirve y esté seguro de que no lo necesita. La explicación del funcionamiento de los diversos servicios de Windows está fuera del alcance de este artículo, pero puede encontrar mucha información en diferentes sitios web.

Para obtener información general de Microsoft, descargue el documento de Microsoft Word sobre los Servicios en el sitio web de Windows Vista.

No se conforme con el funcionamiento lento

Para obtener aún más sugerencias, consulte Formas de mejorar el rendimiento del equipo.