La cuenta estándar puede ayudar a proteger el equipo, dado que evita que los usuarios realicen cambios que afecten a todos los que usen el equipo. Se recomienda crear una cuenta estándar para cada usuario.

Si inicia sesión en Windows con una cuenta estándar, puede hacer todo lo que se puede hacer con una cuenta de administrador, pero si desea hacer algo que afecte a los demás usuarios del equipo, como instalar software o cambiar la configuración de seguridad, Windows puede pedirle que proporcione una contraseña para una cuenta de administrador.