Si tiene problemas con un protector de pantalla o sabe que nunca lo usará, puede quitarlo del equipo. Los protectores de pantalla incluidos con Windows no se pueden quitar.

  1. Para abrir Programas y características, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Panel de control, en Programas y, a continuación, en Programas y características.

  2. Haga clic en el protector de pantalla que desea quitar y, a continuación, haga clic en Desinstalar.