La mayoría de los dispositivos portátiles o de hardware se pueden instalar conectándolos al equipo. Windows instalará automáticamente el software de controlador apropiado, si está disponible; de lo contrario, le pedirá que inserte el disco suministrado con el dispositivo de hardware.