Si observa que el equipo tarda en apagarse (o no se apaga en absoluto), se inicia lentamente, o rechaza entrar en los modos de ahorro de energía, esto podría deberse a que un programa o controlador de dispositivo interfiere con la configuración de energía de Windows. Puede usar Información y herramientas de rendimiento para intentar detectar dichos programas o controladores de dispositivo.

Para comprobar si hay problemas de rendimiento

  1. Para abrir Información y herramientas de rendimiento, haga clic en el botón InicioImagen del botón Inicio, en Panel de control, en Sistema y mantenimiento y, a continuación, en Información y herramientas de rendimiento.

  2. Haga clic en Herramientas avanzadas.

  3. En Problemas de rendimiento, haga clic en alguno de los problemas de la lista.

  4. Lea la información del cuadro de diálogo que aparece para saber los programas o controladores que causan problemas.

Mostrar todo

Si un programa o controlador impide que el equipo se encienda rápidamente

Puede intentar realizar las siguientes tareas para solucionar el problema:

  • Administrar los programas que se ejecutan en el inicio. Algunos programas se inician automáticamente al iniciar Windows. Muchos de estos programas al abrirse al mismo tiempo pueden ralentizar el equipo. Para deshabilitar estos programas del inicio y mejorar el rendimiento, use Windows Defender. Para obtener más información, consulte Impedir que un programa se ejecute al iniciarse Windows.

  • Comprobar las actualizaciones con el fabricante del programa o el controlador. Una versión más reciente del programa podría incluir una solución del problema.

Si un programa o controlador impide que el equipo se apague rápidamente

Puede intentar realizar las siguientes tareas para solucionar el problema:

  • Cerrar el programa antes de apagar el equipo. Puede que el problema sólo se produzca si el programa está en ejecución. Cierre el programa antes de apagar Windows y, posteriormente, vea si el equipo se apaga correctamente.

  • Comprobar las actualizaciones con el fabricante del programa o el controlador. Una versión más reciente del programa podría incluir una solución del problema.

Si estas opciones no resuelven el problema, puede que el programa o el controlador sea incompatible con Windows. Si ha instalado el programa o dispositivo usted mismo y ya no lo usa, es recomendable quitar el dispositivo o desinstalar el programa o el controlador.