Si un programa que se ejecuta en el equipo deja de responder, Windows trata de identificar el problema y corregirlo automáticamente. Si no desea esperar, puede finalizar el programa con el Administrador de tareas.

El uso del Administrador de tareas para finalizar un programa manualmente puede ser más rápido que esperar, pero se pierden todos los cambios que no se hayan guardado. Si tiene trabajo importante que desea conservar, espere unos minutos y deje que Windows trate de corregir el problema.

Vea este vídeo para obtener información acerca de cómo cerrar un programa que no responde (1:10)

Para cerrar un programa que no responde

  1. Para abrir Administrador de tareas, haga clic con el botón secundario del mouse en la barra de tareas y, a continuación, haga clic en Iniciar el Administrador de tareas.

  2. Haga clic en la ficha Aplicaciones, después en el programa que no responde y, a continuación, en Finalizar tarea.