No existe ninguna forma de garantizar la plena seguridad de una red inalámbrica. Sin embargo, puede tomar algunas precauciones que ayudan a minimizar los riesgos de seguridad cuando se usa una red inalámbrica.

  • Siempre que sea posible, conéctese únicamente a las redes inalámbricas que requieren una clave de seguridad de red o que tienen algún otro método de seguridad como, por ejemplo, un certificado. La información que se envía a través de estas redes está cifrada, lo que puede ayudar a proteger el equipo de accesos no autorizados. Cuando vea redes inalámbricas disponibles en Conectarse a una red, observará que se indica si una red inalámbrica tiene o no seguridad habilitada.

    Imagen de la información de estado de seguridad en Conectarse a una red
    Información del estado de seguridad en Conectarse a una red
  • Antes de conectarse a una red suministrada por un proveedor de servicios Internet (ISP) inalámbrico, como una red de una cafetería o un aeropuerto, lea atentamente la declaración de privacidad y asegúrese de que comprende qué archivos van a guardarse en su equipo y qué tipo de información recopila el proveedor de la red.

  • Si se conecta a una red que no es segura, tenga en cuenta que cualquier usuario con las herramientas adecuadas podrá ver todo lo que haga, incluidos los sitios web que visita, los documentos con los que trabaja, y los nombres de usuario y las contraseñas que usa. Mientras esté conectado a esa red, no debe trabajar con información confidencial de una empresa ni visitar áreas de su red empresarial protegidas con contraseñas.